jueves, 28 de mayo de 2015

5 pasos para curar una capsulitis de dedo

Raro es conocer un escalador con grado medio/alto y con actividad intensa, que no haya sufrido una “capsulitis”. Y no es extraño tampoco oír el lamento de algunos escaladores (sufridores de su capsulitis crónica) conscientes que de haber en su momento curado profesionalmente o debidamente su capsulitis, estos lamentos les serían en la actualidad ajenos. No lo dudes: Si sufres una capsulitis, cumple estos cinco pasos para curarte:



1. ACUDIR AL FISIO. Si queremos que la capsultits (aunque sea leve) no nos acompañe el resto de nuestras escaladas, debemos cuidar con particular esmero y profesionalidad su tratamiento. Para curar una capsulitis no basta con una pomada o decir “ya no siento dolor”: Es necesario un tratamiento profesional de curación y un estudiado tratamiento preventivo para evitar una precipitada recidiva y quizá en una peor evolución una posterior cronificación.

2. ULTRASONIDOS Y/O LASER. Ambas medidas fisioterapéuticas, según el caso, se muestran especialmente eficaces. La complejidad de la fisiología articular del dedo, hace necesaria una especial atención, tanto en carácter desinflamatorio como en carácter regenerador como en sus múltiples estructuras anexas.

3. ESTIRAMIENTOS. Un buen conocimiento de los estiramientos terapéuticos, ejercicios de estiramientos indicados (mediales, distales o proximales) según le caso, así como  ejercicios de extensión, pinza, ejercicios de obertura por encima de la articulación o por debajo, o de rotación, nos permiten un coetáneo o paralelo tratamiento que se hará indispensable para que nuestro dedo pueda curar óptimamente.

4. ACUPUNTURA. La acupuntura, en el tratamiento de capsulitis se ha mostrado como una técnica eficaz y segura, carente de efectos secundarios y compatible con cualquier otro tratamiento farmacológico o rehabilitador e incluso quirúrgico. Además, la acupuntura mediante control de tiempo y diámetro de agujas, mantiene el potencial de manera constante y alto durante todo el tratamiento, estimulando de manera extraordinariamente precisa y selectiva los puntos que ayudaran a la necesaria regeneración tisular, mejoría biológica celular, la reducción del dolor e inflamación.

5. TAPE Y/O VENDAJES NEUROMUSCULARES. Prestando un poco de atención a la buena práctica del Tapping y el KINESIOTAPING, no solo evitaremos o prevendremos la recidiva de la lesión, sino que alargaremos nuestra vida deportiva. En los primeros momentos de la reincorporación a la actividad, es fundamental respetar las pautas y realizar vendajes funcionales que nos ayuden a respetar las cargas de trabajo.