viernes, 22 de julio de 2011

ROTURA DE POLEAS. Lesión de poleas y Taping.

Uno de los problemas más común sufridos por los escaladores son las lesiones en los dedos. Y de manera muy significativa, las lesiones localizadas a lo que llamamos el sistema articular de poleas: Una serie de cinco vainas de forma anular (con nomenclatura de A1 a A5) distribuidas a través de la longitud del dedo. (A1 ubicada mas proximal a la palma de la mano, y A5 al final) que sostienen o abrazan el Tendón Flexor cerca del hueso.

Es curioso saber que las estadísticas han objetivado que el sistema articular de poleas es mucho más fuerte y curtido en los escaladores asiduos que en los individuos sedentarios: En los escaladores hay lo que llamamos una adaptación degenerativa (o evolutiva) de la mano del escalador que se “curte” durante la práctica y el tiempo.

Sin embargo, también es cierto que esas mismas practicas de escalada reiteradas, con cargas, tensiones y sobrecargas, a la vez que fortalecen ese curioso sistema articular, se acercan muchas veces a lo que podríamos denominar su carga máxima posible de tolerancia, con el peligro de una inminente rotura de las mismas. La rotura se produce cuando aparece esa sobrecarga sobrepasando el limite anatómico de sostenibilidad.

De ahí, que con regularidad, sean los escaladores más insistentes o fanáticos, individuos que con el tiempo y la práctica de la escalada han asimilado una intensidad de dolor (rozando muchas veces ese limite de sobrecarga) sin hacer caso de las advertencias naturales que les da el propio cuerpo, y por ello, son quienes sufren dentro de los deportivas, esta particular lesión con más asiduidad.

Como curiosidad comentaré que hay estudios que han llegado a determinar que la resistencia media de rotura de las poleas en un individuo adulto normal, está en hasta unos 650.N. Sin embargo es evidente que la fuerza de resistencia máxima de sobrecarga de las poleas, es totalmente particular, especifica e individual, dependiendo en todo momento de la constitución y antecedentes traumaticos de cada persona.

Debo decir que existen casos, de sobrecargas traumáticas extremas, donde A2, A3 y A4 se ha roto simultáneamente. Evidentemente el señal es una “pequeña explosión” para nada bonita, ni en ruido, ni a la vista!


SINTOMAS y EVOLUCIÓN PROBABLE:

Si eres un escalador y sufres de dolor en un dedo o rotura de polea, sabrás que esto es un verdadero y doloroso hándicap para nuestra actividad. No obstante, cabe decir que una lesión de polea puede recuperar muy favorablemente y no necesariamente te impedirá volver a escalar.

Hay incluso casos de escaladores con multi-fractura de polea A2, A3 y A4, por ejemplo, que tras la curación y recuperación, hoy día siguen escalando por encima del 7c.

ADVERTENCIA: Si has leído hasta aquí, seguramente es porque estas buscando una solución EN INTERNET de tu lesión o dolor: Debes saber que sin ver tu lesión o explorar tu mano, yo no puedo decir lo que le pasa a tu dedo y que, evidentemente, por internet no se te curará. Por ello, a pesar de cualquier recomendación que leas aquí, al llegar al final del articulo debes asumir que TIENES que ir a ver a un profesional médico para el correspondiente diagnóstico. El autodiagnóstico es un error fatal. Para que me entiendas: Es lo mismo que meterse a escalar en “solo” una via de granito de 6c de 3 largos... cuando tu nivel de escalada es precisamente… 6c. , ya me entiendes…

CASOS DE ALARMA: Como fisioterapeuta involucrada en el mundo de la escalada, y a los efectos prácticos para la practica de este deporte, distingo especialmente tres claras situaciones ante estas lesiones:

A) La rotura de polea completa y/o incompleta por sobrecarga.

En dicho diagnostico, lo más común, es que el escalador se lesione en el anular y/o dedos medios. Como ya he avanzado la señal o síntoma más evocador, es ese temido “ruidito” como que se rompe una rama (¡Poop!) En dicha situación, es necesario urgentemente como ya he dicho (ineludible) visita al médico, un buen diagnostico de un profesional de la salud y eficiente rehabilitación.

La rotura de una polea puede llevar a subsecuentes roturas de otras poleas, todo esto puede terminar en una condición de gravedad crónica conocida como bowstringing.

Hoy día, la ecografía se revela como un método diagnóstico sencillo, rápido, barato y eficaz para diagnosticar esta lesión. Se estima que la sensibilidad de la ecografía para la descripción de las lesiones de las poleas de los dedos es de 98%, y la especificidad es del 100%.

Es importante la diferenciación entre rupturas completas de una o varias poleas pues, salvo excepción, dependiendo de ello variará el enfoque terapéutico, en conservador o quirúrgico.

B) Cuando aparentemente no hay rotura pero….

Si no hay ningún “ruidito”, probablemente se trate solo de una distensión pero no debemos descartar en ningún caso la rotura: Cabe estar muy atentos durante las próximas horas y observar la posible aparición de síntomas como pueden ser una leve de sensación de corriente, aumento del dolor hasta tal punto que sea incluso difícil determinar el punto de origen del dolor en el dedo y/o inflamaciones evidentes del dedo afectado.

De encontrarte en este caso, no tengas pereza en ir al médico. Con el tiempo lo agradecerás.

C) Cuando hay “susto” o aviso pero no hay rotura.

Muchas veces, el escalador puede intuir, por las propias advertencias o avisos que le da su sabio cuerpo, que está a punto de lesionarse o se encuentra en el extremo de tolerancia de su cuerpo.

Esencialmente y en numerosas ocasiones nuestros dedos dan esos síntomas de aviso, bien en forma de dolor, apareciendo tras una sesión de entrenamiento leve rutinario o simplemente tras una escalada no muy intensa bien en hinchazón o color. Lo cierto es que nos está advirtiendo de la fatiga de nuestro sistema articular y la clave, para esquivar la futura lesión grave, es prevenir y EVITAR.

¡Si un dedo duele, uno debe parar!

Ante el “susto” o advertencia de nuestro organismo, en la medida de lo posible, uno debe procurar un tiempo de reposo. Asimismo, tras el reposo, prudencialmente cambiar por un tiempo los hábitos de entrenamiento y escalada hasta que no se experimente ningún dolor en el dedo afectado. Dejar por un tiempo a repetir esos ejercicios o pasos de rutina agresiva que estamos trabajando de modo intenso; Enfocar por un tiempo nuevas técnicas de entrenamiento sin fuerza y prescindiendo de las pequeñas regletas o presas agresivas; Abandonar por un tiempo el trabajar sobre esos proyectos duros que últimamente estamos escalando, en resumen: ser prudentes.

Desgraciadamente, la experiencia, me ha echo observar que (salvo casos excepcionales) estoy tratando con un peculiar colectivo (los escaladores) cuya mentalidad se muestra impotente para cumplir el imperativo terapéutico de la inactividad acogiéndose a cualquier excusa, para seguir “pasando de todo”.

Si se me permite el comentario, esta claro que todos los escaladores, de una manera u otra, nos auto-perjudicamos mediante dos grandes enemigos: (Esta es otra de nuestra particular naturaleza): El primero es el ego, que constantemente nos dice que también somos capaces de escalar ese pequeño grado inmediatamente superior que ya casi hemos conseguido; El segundo, irónicamente, es no querer perder el grado asumido perdiendo tiempo (el que dura la curación de una lesión) para recuperarse. Porque nos obsesionamos. MAL. Muy Mal. Una lesión mal curada, nos llevará inevitablemente a bajar nuestra futura actividad... en verdad no se porque digo eso.. ¿Ya lo sabes, verdad?.

En tal caso, mi consejo es ponerse en manos de un profesional que nos certifique la situación de “solo susto” y en su momento, cuando sea apropiado, reiniciar progresivamente la fuerza e intensidad de la actividad, inicialmente siempre utilizando TAPE.

¿POR QUÉ USAR TAPE? Esta acción o medida terapéutica que de entrada puede parecer una tontería, y ha soportado y acarreado un amplio debate entre fisioterapeutas, a mi criterio realmente no lo es.

Verás: Realiza una mirada rápida alrededor de un Plafón o Rocodromo. Indudablemente verás una plétora de dedos envueltos con vendaje terapeutico. Seguramente, la mayoría de esos vendajes que veras colocados son realmente un placebo para los escaladores. Sin embargo, el uso del tape, sufriendo síntomas leves de dolor en los dedos o tras el prudente período de recuperación de una lesión, puede ser bastante más eficaz de lo que parece a simple vista:

Hay pues, dos grandes razones para que pongas TAPE en un dedo: Primera, para LIMITAR UN MOVIMIENTO del dedo potencialmente perjudicial; La segunda, para RECORDAR y acordarte con su visión que tenemos una lesión en proceso de curación. No subestimar éste detalle como un instrumento de rehabilitación

COMO HACER UN TAPING (en lesión de poleas)

Primero y ante todo recuerdo que el uso del TAPE no cura ni evita la lesión. El TAPE no sustituye las poleas y tampoco esto complementa su fuerza. Por ello su colocación y uso debe ser extremadamente diligente y vigilante.

El Tape debe incidir directamente sobre la zona afectada y debe usarse para evitar un agravamiento limitando el movimiento potencialmente agresivo que inevitablemente querrán adoptar nuestros dedos al coger una presa o agarre. Es muy importante un buen sistema de vendaje. He visto vendajes en los dedos de excepcionales escaladores, que son claros ejemplos (mostrados en la universidad) del como NO se debe hacer NUNCA un taping y llegando incluso a la categoría de forma y malos grafitis de Metro.

Hay diversas maneras de colocar un vendaje terapéutico. Os dejo un enlace para echar un vistazo:

http://placaydesplome.blogspot.com/2010/01/taping-vendaje-funcional-con.html

Siendo muy detallistas o técnicos, la protección de TAPE seguramente solo es extremadamente útil para dos de los múltiples tipos de lesiones de poleas: Las lesiones en A2 y A3. Esa acción de TAPE eficaz, es correcta y debe restringir la capacidad del dedo a doblarse.

LA RECUPERACIÓN ES UN PROCESO. Considera el dolor como un índice de daño. Si un movimiento no es doloroso, (incluyendo “durante” su calentamiento) seguramente vamos por buen camino. En ese caso, recomiendo seguir reduciendo la estrechez del tape progresivamente durante un número de semanas hasta notar que ha desaparecido el dolor. NOTA: en determinados casos el dolor ya no desaparecerá del todo y desafortunadamente hay que acostumbrarse a escalar/vivir con ello.

Es evidente que sí has leído hasta aquí, aparte de la acción de ponerse TAPE en tu dedo que ahora te duele, razonablemente me vas a preguntar, "¿Qué más puedo hacer?".

Las soluciones son las que ya sabes: Médico profesional y rehabilitación.

EL ULTRASONIDO para mi se muestra como un método muy efectivo y valorado con muy buenos resultados.

El LÁSER. La terapia de láser realmente aparece bastante eficaz para algunas formas de artritis sin embargo tengo mis dudas en lo que atañe a lesiones de rotura de polea.

El MASAJE siempre resultará efectivo y nunca negativo. Sin embargo, es únicamente otro punto más de apoyo a otras medidas terapéuticas que puede acelerar la recuperación.

ESTIRAR. O traccionar el dedo para que se separen las carillas articulares, favoreciendo de este modo la irrigación sanguínea en la capsula articular ( en otras palabras , estirarse los dedos, sin llegar a crujirlos.

Nada mejor que un buen estiramiento (metódico) de dedos. Estira y calienta.

Y en su caso, ponte en manos de un buen entrenador/a (a modo de ejemplo Eva Lopez) que planifique un entrenamiento adecuado, estudiado, progresivo y metódico.


Y SOBRETODO, RECUERDA DIRIGIRTE A UN PROFESIONAL DE SALUD Y NUNCA HACERTE UN AUTODIAGNOSTICO BASADO EN LO QUE PUEDAS LEER.

10 comentarios:

Fernando dijo...

Días. Buen artículo.
como apuinta el Dr Saunders:
"Los escaladores sin embargo son excepcionalmente buenos siguiendo las instrucciones, siempre que no les digas que tengan que dejar de escalar..."

Sacado de:
http://granteoricodelaescalada.blogspot.com/2008/12/artculos-del-dr-julian-saunders.html

S2

Pablo dijo...

Hola!

Me han diagnosticado rotura de la polea A4 del dedo anular de la mano derecha. Me gustaria saber tu opinion porque el medico me ha dicho, palabras textuales "Sin una polea se puede vivir". Le he explicado q escalo y que voy a forzar bastante el dedo, pero el solo me ha dicho que espere 3 meses sin escalar y listo. En serio eso es asi? No forzare luego mucho las otras poleas? No se, me ha sorprendido bastante el diagnostico... Espero que me puedas decir algo.

Muchas gracias! Saludos!

Anónimo dijo...

Buenas tardes!

Tengo exactamente el mismo problema que Pablo, y el mèdico me dice exactamente lo dicho, que me espere unos meses y que podré a volver hacer la misma actividad.. pero yo no lo veo nada claro, llevo 2 meses... y aun no puedo escalar tranquilo, y hacer grado o por lo menos acercarme ni por asomo. Si contestarais a nuestras dudas estaría muy agradecido y probablemente furea de dudas.

Muchísimas gracias.

Saludos!

susi dijo...

Buenas Pablo y anónimo.
entiendo que a los dos os han hecho ya pruebas de imagen para establecer el diagnostico. com ambos escalais y os preocupa volver al ritmo quue teniais antes de la lesion, yo creo que deberiais ver a un fisioterapeuta cuanto antes, para establecer un buen tratamiento.
Sin la adecuada rehabilitación y recuperacion de la fuerza con ejercicios, no creo que volvais al nivel de antes.
De todas maneras, no pedo hacer una valoracion correcta sin ver las lesiones y las pruebas de imagen.

Mucha suerte y no dudeis en contactar con un buen profesional.
Si estais cerca de Vic mi telf es: 626 319 766

Pablo dijo...

Gracias Susi!

En mi caso si, me han hecho una ecografia y el diagnostico fue ese, rotura de la polea A4 del anular. Es una pena, pero Vic me pilla a unos cuantos cientos de kilometros, jejeje.

Esta semana tengo consulta con un fisio, a ver que me dice. De momento sigo bastante mosca con el diagnostico, supongo que sin una polea se pueda hacer vida normal, pero yo quiero volver a escalar al mismo nivel.

Segun tu criterio y experiencia es posible escalar sin esa polea? Se que necesitarias ver las pruebas y el dedo, pero necesito tener mas opiniones, siento que el medico pasa un poco del tema y no entiende que su "vida normal" no es la mia.

Saludos y muchisimas gracias.

susi dijo...

jajja Pablo, a veces algunos medicos ( no todos eh? que conste que la mayoria son estupendos), si que dan esa sensación de pasar un poco, porqe, claro está, para ellos en la cotidianeidad de las personas no entra eso de escalar... estas en lo cierto, no puedo saber si volveras a escalar al nivel de antes, sin ver ese dedo, por eso, estoy segura de que el fisioterapeuta al que vas a ir, va a responder a todas tus dudas.
mucha suerte y una pronta recuperacion.
un abrazo!

Jose dijo...

Buenas!

Hace algo más de un mes que no escalo por un problema en los dedos de las manos que a continuación comento.

Fui 2 días seguido al roco a entrenar fuerte y después al tercero a escalar a roca, y a partir de eso, tengo un problema que es que por las mañanas no doy cerrado el puño de todo, hasta que pasa media hora o una hora. En un mes he mejorado muy poco. Al cerrar el puño siento como si estuviese estrujando una esponja o como si tuviese los dedos vendados y me costase cerrarlo. No tengo dolor, como mucho por las mañanas al intentar cerrar el puño de todo duele. El resto del día funciono como cualquier otra persona prácticamente.

No sé si podrías darme tu opinión o recomendaciones, muchas gracias!!

Julio dijo...

Felicidades por tu blog. Estás haciendo una labor muy muy valiosa.

Tenga una duda concreta que te agradecería que si pudieras resolver: Si se oye el 'crack" ¿Es con cierta seguridad polea, o podría ser tendón?

Ayer me lesioné, y escuché el dichoso chasquido al "romperse" algo pero, además de dolor en el dedo anular, a los 5-10 minutos noté un dolor leve por encima de la muñeca y por el antebrazo casi hasta llegar al codo.

Hace muchos años me pasó exactamente lo mismo en el dedo corazón. Era un poco terco y no me lo traté. Pensé inicialmente que bastaba con unos días de reposo, pero al final, dadas las molestias, fui lo suficientemente sensato como para estar varios meses sin escalar. No obstante, debido a las intentonas que hice, se convirtió casi en crónico y, a día de hoy, tengo que usar tape siempre en ese dedo, aunque con el tape no tengo problemas :-)

Siempre pensé que había sido un tendón lo de la otra vez pero, leyendo ahora tu blog y otros sitios, me inclino a pensar que tanto aquella vez, como esta, ha sido una polea. Pero, mi duda es esa, ese dolor hasta el antebrazo ¿Podría ser un dolor reflejo?

Sea como sea, voy a ver si me recomiendan algún especialista, porque quiero tratármelo. Si estuviera cerca de Barcelona, no lo dudaría, pero me temo que estoy a unos cuantos miles de kilómetros :-)

Al respecto de esto, también quiero hacer un comentario. Me parece excelente que insistas en la necesidad de no autodiagnosticarse y de no autotratarse. Es lógico, pero también creo que hay una razón lógica por el que la gente lo hace. Además de la inquietud que nos produce una lesión y de la necesidad de saber algo lo antes posible (antes de acudir a nadie) está la falta de confianza en determinados "profesionales".

Es decir, tener un título y cobrar por tu trabajo no necesariamente te convierte en un "profesional" en el amplio sentido de la palabra. Por otras cosas de la vida he tenido que visitar traumatólogos y fisioterapeutas varios, y la diferencia entre uno bueno y dedicado y uno malo y dejado es abismal. No me extraña que haya gente que acuda a determinados "profesionales" y piedra toda la fe en ellos. Pero es que, encima, cuando se trata de lesiones tan específicas como son las de un deporte todavía minoritario, ni te cuento.

Por eso creo que tu labor es excelente. Es muy importante que el paciente tenga una base y unas nociones de lo que puede tener, para que pueda ver cuánto de encaminado o desencaminado puede estar un profesional que te atienda, para que, si no te convence, acudir a otro.

Muchas gracias y saludos.

susi dijo...

Holal Julio, si te afecta también “hasta” el codo, por lo que describes, probablemente esté implicado el tendón: Lo que no descarta que haya o no haya lesión también en polea…
De todos modos, cuando insisto en la necesidad de un buen diagnostico, me refiero esencialmente a pruebas complementarias o objetivas como son mayormente las de imagen, sea Resonancia, Rx o cualquier otra prueba. La observación o exploración física, si bien siempre se constituye como elemento imprescindible, muchas veces solo es sugestivo de determinadas lesiones que en determinados casos requieren confirmación o descarte para poder curar o rehabilitar correctamente.
A decir verdad, con titulo o no, fíjate que la mayoría de especialistas que colaboramos con escaladores, deportistas de karate, danza, futbol o lo que sea… casi siempre, para ser diligentes y en pro de la buena praxis, complementamos nuestra primera impresión con tests o pruebas de diagnostico.

Saludos

Alberto dijo...

Buenas tardes, antes de nada felicitarte por tu blog,. Quiero exponerte mi caso, decirte que tengo cita con un traumatología la semana que viene.
Estaba haciendo boulder, al solo agarrarme a una pequeña regleta y casi si hacer esfuerzo escucho "crack" en la articulacion del dedo, el mismo sonido que cuando se crucen los nudillos, me dolía un poco la articulación pero a los dos minutos se me paso y pude seguir con la actividad, después no note dolor ni hinchazón, pero a la mañana siguiente note un leve dolor en el dedo y un leve hinchazón. ahora hace una semana y media del echo, el dedo lo puedo flexionar sin ningún problema, no lo tengo hinchado, pero al apretar en la articulación duele un poco y también al arquear. Crees que puede ser problema de poleas?, hay algún simtoma significativo que indique rotura total de la polea o desgarro?.

Muchas gracias