sábado, 12 de marzo de 2011

Pautas de Rehabilitación en DEDOS

Existen diferentes lesiones en estas estructuras tan maravillosas y pequeñas de nuestra mano.
Desafortunadamente en nuestro deporte, la escalada, merecen una especial mención por su frecuencia las lesiones capsuligamentosas digitales (esguinces y luxaciones) cuya localización es a nivel de la articulaciones interfalangicas medial y distal de los dedos largos, con incidencia también muy predominante la interfalangica distal y quizá más ocasionalmente las producidas en las articulaciones metacarpofalangicas y del pulgar, las tendinitis o tenosinovitis de tendones flexores y extensores de dedos, y las lesiones de poleas.

Dado que se ha escrito ya muchísimo sobre cada una de ellas, en este articulo de LESIONES DE ESCALADA, solo pretendo mencionar un índice de evaluación personal que a criterio propio, por praxis, autoevaluación y estadística me han dado el resultado más óptimo:

Según su entidad distingo dos claros episodios o diagnósticos: Lesión leve (cuya recuperación nos permitirá un regreso óptimo y normal a nuestra actividad de escalada) y lesión grave (cuya reentrada al deporte de escalada, vendrá condicionado o menoscabado) y, en todo caso, siempre pendientes de una buena reeducación de movimientos y trabajos.

Marco general y tiempo: Decir que en las luxaciones y los esguinces en los dedos ,el mecanismo lesivo suele ser de aparición brusca, por ejemplo por un agarre en monodedo; estas lesiones demandaran un protocolo de actuación distinto a las requeridas en tendinitis cuyo mecanismo de lesión ha sido por sobrecarga.

El tiempo de recuperación varia de un individuo a otro, pero si generalizamos, una lesión cuyo mecanismo lesivo ha sido traumático, tratada a tiempo, en su fase aguda, suele recuperarse mucho antes que una lesión a la que no se ha dado importancia y se cronifica.

Lesión leve: El período de recuperación durará tan solo unos días. Ocasionalmente requiere al inicio una contención flexible siguiendo el eje del dedo y, en ocasiones englobando también el dedo vecino.

He percibido óptimos resultados, mediante uso y aplicación de corrientes de baja frecuencia de efecto trófico, ionizaciones y ultrasonido. Se evidencia una muy recuperación por aplicación pautada de crioterapia y en su momento (luego) y en el caso de las tendinitis, tratamiento de termoterapia combinado con masajes descontracturantes del antebrazo y mano, (tras el trabajo de movilización activa de los dedos).

En la lesión grave, (teniendo en cuenta el hecho de que a veces se ha requerido una intervención quirúrgica) además de todas las pautas básicas anteriormente descritas (para lesión leve) cabe diferenciar tres fases:

Fase de inmovilización con su específica rehabilitación, además, enfatizando en la lucha contra el edema (drenaje linfático, posición de declive, crioterapia palmar) y contra el dolor mediante electroterapia.

Una segunda fase (inmediata a la retirada del medio de contención), dónde aplico genéricamente, masaje circulatorio del antebrazo y mano, combinado con crioterapia, movilización pasiva de las estructuras.

En aquellos casos que se realizó cirugía, además del tratamiento anteriormente descrito, es importante el masaje cicatrizal precoz.

En la tercera fase, se introducen ejercicios contra resistencia, para fortalecer toda la musculatura implicada, isométricos, isotónicos, estiramientos suaves y la eventual utilización de una ortesis dinámica en extensión.

Las lesiones antiguas no tratadas (hecho muy común y usual en muchos escaladores) son abordadas por mi, sistemáticamente como lesiones crónicas( lesiones de más de tres meses de evolución que no han sido tratadas); con lo cual, su recuperación será larga, (y quizás muy difícil psicológicamente), ya que lleva implícita una inactividad pautada. En este tipo de lesiones la rehabilitación debe ir también enfocada a suprimir el dolor, y además, se aplicaran técnicas destinadas a liberar adherencias (masajes, micromovilizaciones, MTP, ultrasonido)


Como siempre, recuerdo que es muy necesario realizar un correcto diagnóstico y tratamiento de dichas lesiones, teniendo en cuenta que, para obtener un resultado final satisfactorio, es preciso evitar tanto el exceso terapéutico como la insuficiencia del mismo.

Siempre valoro la derivación inmediata del paciente al medico especialista, cuando no lo veo claro, para complementar el diagnóstico con pruebas de imagen.

3 comentarios:

David dijo...

Hola Susi, no se si es acertado publicar mi comentario aquí, disculpa si no es correcto. Tengo una consulta, después de una sesión en el bulder noté que la primera falange de mi dedo indice de la mano izquierda se me había dormido (como un cosquilleo),no he perdido sensibilidad pero llevo tres semanas y la sensación no desaparece. Me podrías orientar un poco. Muchas gracias.Enhorabuena por el blog!

susi dijo...

Hola david! ufff el cosquilleo del que me hablas puede venir por diferentes causas, pero al no ser de lo mas habitual, no puedo decirte con seguridad nada sin antes observar y valorar... las alteraciones en la sensibilidad en forma de adormecimientos o cosquilleos suelen producirse por atrapamientos nerviosos o compresiones del paquete vasculonervioso dependiendo de la zona donde se produzcan.
Ya te digo, es arriesgado ofrecer un diagnostico online en todo caso, pero sobre todo en estos en los que el origen no esta tan claro.
siento no poder ayudarte más... si necesitas una visita, puedes encontrarme en Vic, en la Sala Boulder La farinera. C/ San Jordi nº 92. mi telf: 626 319 766.
saludos!!!

curso rehabilitacion dijo...

Muy buen aporte. La rehabilitación se ha convertido en el pilar fundamental a la hora de lograr el mayor grado de curación en numerosas patologías. Por este motivo, los especialistas encargados de realizar esta tarea son muy valorados y cuentan con mucho futuro dentro de la sanidad.